Evangelizar, llevar con alegría la buena noticia de Jesús, es responsabilidad de todo el equipo educativo, por eso se implican en él directamente los padres y profesores, bajo la coordinación del director espiritual.

Tres son los ejes en los que se procura sustentar la pastoral de la escolanía. La pastoral de la escolanía es transversal a todos los planes de centro y es vertebradora de toda la vida de la escolanía:

1.- La identidad del escolán. Lo que es: hijo de Dios, llamado a vivir cristianamente con una moral individual y social acorde a las enseñanzas de Jesús Evangélico. Que Cristo sea realmente el centro de nuestra existencia: “Hagamos lo que Él nos diga”, Lema de este curso 2017-2018. Que sean felices.La identidad del escolán, afecta tanto a alumnos como a profesores y pas, incluso incluimos a los padres, como verdaderos y primeros responsables de la educación de sus hijos con los que la escolanía colabora.

2.- La misión del escolán. Toda llamada de Dios, recibida en el Bautismo – y antes de crear el mundo – a ser sus hijos, conlleva una misión. Una forma de ser y vivir en este mundo, llevando a cabo, cada uno según sus capacidades y talentos que favorezcan su personalidad y aporten al bien común de la sociedad. Procurando instaurar el Reino de Dios.

3.- La comunión. Vivimos en sociedad. El escolán no sólo orienta su vida a la propia perfección individual, sino más bien como miembro de la sociedad a la que pertenece, está llamado a mejorarla con sus aportaciones, actitudes y modo de vida de impronta cristiana.

Los padres, profesores, alumnos y personal de la casa, son los destinatarios de toda la acción pastoral. Basado todo en una educación integral y en una visión antropológica cristiana del hombre, desde todos los ámbitos de su existencia.